La economía española moderó su contracción hasta el 0,5% durante el primer trimestre del año gracias a la mejora del consumo de los hogares y de la inversión, si bien aceleró una décima su caída interanual, hasta un 2%, según el INE.

Dichos datos coinciden con las estimaciones del Banco de España.

La contracción trimestral del 0,5% experimentada entre enero y marzo mejora en tres décimas al dato del cuarto trimestre del 2012. El INE ha explicado esta aceleración en el retroceso del PIB se debe a que la demanda nacional incrementó dos décimas su aportación negativa al PIB, hasta -4,9 puntos, mientras que la demanda externo elevó una décima su contribución, desde 2,8 a 2,9 puntos.